Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 10:45 am.
Últimos temas
» Crepusculo-Evolucion.
Dom Mar 13, 2011 9:08 pm por Invitado

» Registro de Avatar
Mar Dic 14, 2010 7:30 pm por Isabella M. Swan

» Foro Una Peligrosa Adicción
Mar Dic 14, 2010 1:14 am por Invitado

» Hogwarts Temptetion
Jue Dic 02, 2010 2:09 am por Invitado

» The Deadly Hallows [Vip]
Jue Nov 25, 2010 11:24 am por Invitado

» Misterio, fiestas, alcohol, seducción... Bienvenido a Nueva York
Miér Nov 24, 2010 11:02 am por Invitado

» ¿Qué pasaría si los vampiros y los lobos NO existiesen? {Normal}
Sáb Nov 20, 2010 6:01 pm por Invitado

» Relaciones de Reny
Sáb Nov 20, 2010 1:28 pm por Renata Vulturi

» Registro de Don
Vie Nov 19, 2010 10:47 pm por Renata Vulturi

Sunset After Dawn I
Todas las imágenes, creaciones gráficas e historias y derivados de éstas, de éste foro y los usuarios del mismo están sujetas a una licencia de copyright y pertenecen al Staff Administrativo. Cualquier copia ilegítima de los mismos será denunciada a Foroactivo inmediatamente. Creative Commons License
Sweet Sacrifice by Sweet Sacrifice is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at http://sweetsacrifice.twilight-vampire.com.

¿Alguien quiere fastidiarme? Bienvenido sea. {Leah}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Alguien quiere fastidiarme? Bienvenido sea. {Leah}

Mensaje por Jacob W. Black el Dom Oct 10, 2010 1:53 pm

El rumor de las olas del mar resultaba terapéutico. Era fuerte, pero relajante. La tarde estaba cayendo, y el cielo demostraba algunas señas de oscurecimiento, incluso para alguien que tuviera una vista excelente, –o un telescopio– podía resultar fácil vislumbrar el resplandor etéreo de una estrella en la distancia. Las nubes se movían con pereza, deslizando sus formas algodonadas unos cuantos milímetros cada segundo. Y Jake estaba recostado sobre su espalda, sintiendo los resquicios de tibieza en la arena. Su mirada estaba fija en el horizonte y sus pensamientos completamente dispersos en cosas sobre la manada. Quizás era solo la época del año, o el clima, pero Jacob repentinamente se sintió apartado de todo, como si alguien hubiera decidido cortar todo nexo de humanidad de él. El porqué no era demasiado claro, pero sentía un pequeño vacio en el fondo del estomago.

Si Bella estuviera con él, seguramente le diría que es algo pasajero, una etapa, una fase que superaría con rapidez apenas pusiera sus manos a trabajar en algún anticuado vehículo. Incluso se las ingeniaría para conseguirle uno. Una sonrisa jugueteo en sus labios, pero no apareció por completo. ¿Qué era lo que le hacía falta? Su familia estaba ahí, sana y feliz. La manada –o al menos su lado de la manada– lo respetaba y confiaba plenamente en sus decisiones. Los Cullen y la misma Be… Intentó ignorar aquella familia de sanguijuelas y a su ex amiga junto a ellos, porque en sus fuertes brazos empezaban a surgir pequeños temblores, como si miles de agujas se clavaran por todo su cuerpo. Una sensación muy dolorosa. Tan dolorosa como la última vez. Inspiró para apaciguarse y, a los diez segundos de recomponerse, cerró sus párpados para empaparse de aquel aroma salado. En un intento de acomodarse por completo, cruzó sus brazos por detrás de su cabeza y abrió los ojos para enfocar sus pupilas teñidas de matices amarillentos en el cielo.

Éste yacía enrojecido como si hubiera sufrido una herida que poco a poco iba derramando gotas de sangre que teñían de color pasión ese hermoso horizonte que se veía reflejado en sus ojos oscuros que parecían mirarlo todo pero sin ver nada. De pronto y, retomando la pregunta que se había hecho segundos atrás, se acordó de la chica de cabello castaño con destellos rubios. Aquella niña malcriada que, además de casi atropellarle, había despertado en él una série de sentimientos contradictorios que tan sólo lograban incrementar la confusión y la desesperación en su persona. - ¿Juliette? –Se preguntó en voz alta aquella mezcla de perro salvaje y adolescente con cuerpo de hombre. Sólo un cachorro algo crecido y con las hormonas revoltosas. Repitió internamente su nombre para verificar si verdaderamente le correspondía. ¿Juliette, no? Sí, era ese. ¿El motivo por el cual Jacob no recuerde su nombre? Simplemente porque ésta pareja se llaman de todas las formas posibles menos por sus nombres. Una mueca de fastidio se cruzó por su rostro y sacudió la cabeza como si intentara borrar aquella turbia imagen de la muchacha de su mente.
avatar
Jacob W. Black
Licántropo ● Admi
Licántropo ● Admi

Humor : Temperamental
Localización : La Push, WA
Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 05/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Alguien quiere fastidiarme? Bienvenido sea. {Leah}

Mensaje por Leah Clearwater el Dom Oct 10, 2010 2:20 pm

Los atardeceres eran, relajantes. De niña solía pasarlos en los acantilados, junto con su padre, quien le contaba historias viejas sobre sus antepasados, que escuchaba con atención al mismo tiempo que veía como el sol huía despavorido, aterrado por la fiereza y fuerza de los quiluetes, y se escondía tras el horizonte hasta la llegada del nuevo día, mientras, cedería paso a la luna, señora de la noche.
Recordaba esos momentos con especial cariño, pero los remordimientos volvían cada vez que lo hacía. Jamás podría olvidar la expresión de Harry al ver a sus hijos transformados, algo, inusual, esperado por la mayoría, aunque solo fuera la de Seth, y una sorpresa que ella misma también lo hiciera.
El corazón se le hacía añicos cada vez que recordaba ese momento, si es que podía romperse todavía más, confundida, sus pensamientos se borraron cuando los pies descalzos entraron en contacto con la arena mojada de la playa, fresca, y que se extendió por todo su cuerpo como una plaga, distrayéndole de sus turbios pensamientos.
Los pasos, lentos dejando su huella por la arena, avanzaban por la orilla, mojándose intermitentemente con las pequeñas olas. Aquella tarde, el mar estaba tranquilo, incluso invitaba al baño, pero era tarde, y sinceramente, solo le apetecía caminar.

Izquierda, derecha, izquierda derecha, una sucesión de pasos que la llevaban hacia ninguna parte. Una concha blanca, de las más corrientes, crujió al ser aplastada por su pie. Levanto el miembro, y la vio, cubierta de arena y ligeramente fragmentada. Era asombrosa la facilidad con la que las cosas se rompían, ¿No?
La cubrió nuevamente con la arenilla, con su pie, dejandolo todo bien enterrado, como debían estar la mayoría de cosas, y siguió por su camino, camino sin determinar, que podía tomar cualquier dirección, camino que siempre hay que recorrer.

Pero lejos, algo llamó su atención, era un obstáculo en el camino, grande, y de olor bastante o demasiado familiar. Arrugó la nariz, y sin acelerar lo más mínimo el paso, fue en dirección a él. El sendero había variado.Poco a poco, llegó relativamente cerca de donde se encontraba Jacob.
-¿Soñando algo que jamás llegarás a tener?
avatar
Leah Clearwater
Licántropo
Licántropo

Humor : ¿Perro?
Localización : La Push
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 09/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Alguien quiere fastidiarme? Bienvenido sea. {Leah}

Mensaje por Jacob W. Black el Dom Oct 10, 2010 6:28 pm

Quizá era el aroma flotante de la sal, que emergía desde lo más profundo del mar cuando las olas golpeaban con insistencia la orilla de la playa. Quizá solo era esa sensación que seguía instalada en él, sin razón aparente. Pero Jacob se preguntaba internamente si su lugar en el mundo era ese. Viviendo en La Push, con el don –o la maldición– de vivir una infinidad de años rodeado de seudo personas que la mayor parte del tiempo sólo lograban irritarlo hasta sacarlo de quicio. Bien, estaba exagerando. Eso solo le sucedía con Leah, Juliette, y la rubia de los Cullen, Rosalie. Y aunque ellas no ocupaba ni la mínima parte de su ocupado cerebro, sí estaba en la lista de los contras.

Sí, Jacob Black había iniciado una lista sobre su vida. Etiquetando lo que estaba perfecto y las cosas que definitivamente destrozaría con sus garras si se le diera la oportunidad. Sus sentimientos hacia la maldita familia Cullen, estaba en primer lugar en la parte de los contra. Los toleraba por Bella, por no hacerle daño a ella. Aunque el odio le carcomía por dentro, pese a hundir en lo más profundo de su ser las ganas exorbitantes de hacer trizas a aquella familia. Jacob había estado meditando muchísimo durante su larga ausencia. ¿De verdad quería seguir viviendo así? ¿echo mierda? ¿negándose a aceptar la maldita y cruel realidad? Muy en el fondo de su corazón había aceptado su derrota. Y por ende, su resignación para poder cambiar las cosas. Era un estúpido cachorro, así lo creía él, un estúpido cachorro que creía tener las garras suficientes para cambiar el mundo entero a su favor. Y había caído en una gran equivocación.

Las comisuras de sus labios temblaron antes de curvarse en una irónica sonrisa. Habían tantas cosas que le parecían incluso estúpidas... Un claro ejemplo; la imprimación. ¿Por qué cojones a él no le llegaba? Porque era un maldito cuento para niños, así de simple. Y en el caso que existiese, con la mala suerte que tenía el Quileute, era capaz de enamorarse de la menos indicada, como ya le había pasado. Y quedar jodido como de costumbre. Su mente, sin ni siquera proponérselo, comenzó a formular a la mujer perfecta para él. Su cabello debía ser claro como el sol, la luz que podría sacarle de aquel pozo oscuro. Su piel blanca, pero ligeramente coloreada por los rayos del sol y sus ojos, debían transmitirle mil emociones juntas y hacerlas explotar en su pecho con una sola mirada. Así la había imaginado desde siempre, antes de que Bella apareciera, antes de que su vida se volviera complicada.

Con el ceño ligeramente fruncido, volvió a repetirse el mismo nombre. - ¿Juliette? - Susurró casi imperceptiblemente para sí mismo. - ¡Será posible! ¿pero qué demonios me pas...! - Sus palabras quedaron entorpecidas en sus labios en cuanto la voz de Leah le irrumpió. Gruño por lo bajo, no fue tampoco muy gutural, tan sólo transmitiéndole la poca grácia que le hacía su compañía y, claramente, su comentario. En dos movimientos se puso de pie para encararla. - Habla por ti, loba. Yo no soy el que va fastidiando a la manada con sus pensamientos día si y día también por su amor imposible. - Le reprochó de mala manera. Tsk, ¿venía a fastidiarle? Había escogido un mal día para hacerlo, oh sí.
avatar
Jacob W. Black
Licántropo ● Admi
Licántropo ● Admi

Humor : Temperamental
Localización : La Push, WA
Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 05/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Alguien quiere fastidiarme? Bienvenido sea. {Leah}

Mensaje por Leah Clearwater el Lun Oct 11, 2010 11:13 am

Aquella respuesta le había tocado las narices. De sobra se sabía, que ese era el tema vetado para todos, y se lo hacía saber mediante sus pensamientos, sus recuerdos, imágenes y sensaciones desde su punto de vista, sentimientos capaces de poner los pelos de punta.
Y había tocado el tema.
Le mostró los dientes, inconscientemente, y una mano le empezó a temblar. Dedo por dedo, un movimiento incontrolable apareció, avisando de una posible transformación. -Por lo menos, a mi amor imposible no le chupan la sangre las sanguijuelas del lugar.-contestó, arrastrando las palabras, y esbozando una sonrisa torcida, y tras aquel comentario, se sintió bastante mejor.

Satisfecha, y con el temblor disminuído, pero todavía disgustada por el comentario del lobito,fue a sentarse en la arena, mirando al mar.
Inspiró profundamente,notando como la sal del ambiente se colaba por su nariz, y expiró, expulsándola, pero dejando el regustillo salado en sus fosas nasales.
¿Cuanto hacía que no se dedicaba simplemente a mirar el mar? Definitivamente mucho, y aún le quedaba tiempo, pues desde aquel día, siempre que conseguía calmarse, a los pocos momentos le llegaban los horribles recuerdos que tanto había querido enterrar. Y le hacía daño, mucho daño, incluso se podría decir que habia llegado a estar muerta por dentro. Y esos sentimientos, son los que transmitía a la manada, castigándolos, y de alguna manera, curándose a sí misma, aunque con malos resultados, se trataba en lugar de un buen vendaje, de una tirita que al poco tiempo se cae.

Posó la mano sobre la arena, y dibujó la silueta de un lobo con los dedos, luego imitó el pelaje, y con un simple gesto de palma de la mano, borró todo el dibujo.
Si las cosas fueran tan fáciles.. Si hubiese borrado el lobo que había en ella, o se hubiese dibujado más tarde, quizás, Harry estaría aquí ahora, viendo el atardecer.
avatar
Leah Clearwater
Licántropo
Licántropo

Humor : ¿Perro?
Localización : La Push
Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 09/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Alguien quiere fastidiarme? Bienvenido sea. {Leah}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.